2 de noviembre de 2009

(84).

Y después de tanto tropezar me dijiste ¿qué es lo buscas en tu vida? No supe contestarte hace años, cuando fue la primera vez que me arrastre hacia ti. Ahora si puedo, deseo ser feliz.
Para ellos busqué una receta, ¿sabes? es bastante sencilla y te la voy a enseñar para que no digas después que no sé de lo que hablo. Aquí va:

  • 3 tazas de música (de esa que te hace bailar).
  • 1 1/2 tazas de azúcar (hay que saber endulzar los momentos)
  • Miles de abrazos (siempre son necesarios)
  • Una pizca de lágrimas (hay veces en que ríes hasta llorar)
  • 1/2 taza de sinceridad (es obvio, ¿no?)
  • Una estrella con tu nombre (debe ser regalada, sino no vale)
Mezclas primero la música con la sinceridad, luego agregas el azúcar ya disuelta en las lágrimas. Vas donde tus amigos y les pides muchos abrazos, para que así nunca te falten. Al final, juntas todos y lo envías donde tu estrella para que ella lo pueda cultivar.

¿Ves lo siemple que es? Todo lo tienes a la mano y tu estrella brilla todos los días frente a tus ojos, recuerda que yo te la regalé hace unos años atrás. Descubrí esta receta por la experiencia de la vida, conseguí cada uno de los ingredientes y no necesité más ¡Hoy camino por el sendero de la felicidad!

P.D.: No se vale aumentar o quitar la cantidad de los ingredientes, no te resultará si lo haces.

1 comentario:

  1. En verdad, yo creo que las lágrimas de pena igual sirven, y sirven como primer ingrediente, porque después de la tormenta siempre sale el sol y volás.
    Entonces, yo considero que las lágrimas de pena son necesarias porque luego que pasa la pena y después de derramar esas lágrimas, siempre te podrás sentir mejor :).
    Te quiero muuuucho amiga :D!

    ResponderEliminar