28 de enero de 2012

(257).

Poco a poco mi vida va cayendo. Todo lo que demoré años en construir se esfumó. Así como la espuma se desvanece entre los dedos, mis ilusiones se fueron hacia el cielo.
Por elección propia decidí escoger el camino más duro pero el mejor para mí o eso quiero creer. Pierdo todo lo ganado, pero la experiencia de vida es mucho mejor. Tomar un descanso de la intensa rutina y comenzar una nueva es el paso que escogí dar.
Estoy decepcionada del mundo, de tí, de mí, de quien sea. Cuando pides una mano amiga no está ahí pero sí debe estar la tuya cuando alguien lo desea. Ante esa situación ¿qué hacer? Pues soltar todo y tal cual uno debe pararse, que el otro lo haga.
Dejar lo que más alegrías me ha dado me parte el corazón. Ver como en menos de 5 meses me gané dos ángeles en el cielo me duele. Pero me haré fuerte y esperaré renacer en las cenizas, tal cual lo hice una vez hace tiempo; tal cual lo hice cuando pensé que ya no había nada más.

1 comentario:

  1. como un fénix…
    a veces hay que ser fuerte y seguir adelante, por más imposible que parezca…

    Sonrisas espolvoreadas!

    ResponderEliminar