21 de mayo de 2011

(243).

Pía corrió a despedirse de él, era inevitable pedirle que se quedara cuando sabía que no podía ser así. Sólo le quedaba despedirse de Cristobal, su novio y dejar que todo siguiera. Lo llamó a un lugar aparte de todos sus amigos. y con voz temblorosa y lágrimas surcando sus ojos, le dijo: -Dondequiera que vayas, por muy solo que te sientas, por muy difícil que sea... no olvides que estaré aquí pensando en ti ¡No estás solo!-

Él la miró y contestó: -"Al final compensa", ¿no era así?. Ella no logra comprender al primer instante lo que él quería transmitirle hasta que retrocede en el tiempo, cuando aún no estaban juntos y le decía a gritos...

(PUEDE QUE NO QUEDE NADIE A QUIEN AMES Y PUEDE QUE ESO TE RESULTE MUY TRISTE, PERO 
¿NO LO COMPRENSA QUE HAYA GENTE QUE TE QUIERA DE VERDAD? ASÍ QUE, POR FAVOR, NO PIENSES QUE ESTÁS SOLO)

Cristobal la vuelve a ver fijamente al darse cuenta que Pía si recuerda aquella vez: -no fue así- y toma su mano, y la abrazo como si su vida dependiera de eso y continúa: -no lo ha compensado, lo positivo ha sido mucho más- ella no puede retener más su lágrimas y como una cascada caen por sus mejillas. Pero él debe partir y dejarla ahí, sola, sin poder consolarla y decirle, como antes, que no debe temer pues él está ahí.

Y se repite a si mismo "desde que te conocí siento como si mi destino es estar contigo". El tren aumenta el ritmo y ella, por más que trata de retenerlo a su lado no puede, él ya se ha ido.

"Todos estábamos aquí
Vivíamos aquí...
-He llegado a amarle-
La amaba.
-Recibiendo tantos comienzos 
y un sin din de sentimientos-
Descrubir los puntos fuertes
y los débiles del otro...
-Sí, ya lo creo, nosotros estuvimos aquí-".

2 comentarios:

  1. T.T diooos que triste historia pero a la vez maravillosa =D
    Un besito linda!y sigue con tus super entradas ;)

    ResponderEliminar
  2. ¡Ay! Por Dios pero que bonita historia, me causó pena y alegría a la vez. Escribes muy lindo.

    ¡Besitos!

    ResponderEliminar