12 de febrero de 2011

(239).

- Sophie, ¿qué sucede?- me preguntó.
- Nada, no pasa nada- traté de que mi voz sonara indiferente, pero fallé.
- No me digas que no pasa nada, preciosa. Tu cara, tu voz reflejan que algo no anda bien- insistió.
- ¡Te dije que nada, Oliver! No insistas.
- Si no quieres contarme está bien. Después no recurras a mi cuando no sepas que hacer- y se dio vuelta para irse.
- Jamás, escuchame bien, voy a dejar que alguien me pase a llevar y menos un hombre. Tú y yo ya no somos nada.

Y me fui. No tenía porque hacerle un escándalo ni nada por estilo. Mi dignidad era primero. Tarde descubrí que era la otra en su matrimonio, pero lo hice. Ahora, era tiempo de volver a comenzar.

4 comentarios:

  1. Los hombres son realmente idiotas, ¿verdad?

    ResponderEliminar
  2. ow... que triste...
    pero son cosas que siempre pasan en la vida.
    espero que su nuevo comienzo sea mejor <3
    cuidate!

    ResponderEliminar
  3. de nuevo, pues claro :D
    Con personajes como esos no merece la pena continuar...

    ResponderEliminar
  4. liiiiiiiiiiiiindo ! amo los dialogos cortitos (:
    besito !

    ResponderEliminar