24 de enero de 2010

(125).


Cuando pequeña, una princesita esperaba con ansias la hora de dormir. Su mamá la arropaba y le preguntaba si quería que le contara un cuento, a lo que ella le decía que sí. Disfrutaba escuchando la historia de los hombres de colores, donde Dios creó a 5 hombres: el primero de ellos, al meterlo al horno, lo dejó tanto tiempo que se quemó y lo dejó en África. El segundo, por miedo a que le sucediera lo mismo que al anterior, lo sacó antes de lo esperado quedándo amarillo y lo dejo viviendo en Asia. El tercer de los hombres salió dorado, pero no quemado como el primero por lo que decidió posarlo en América, y el cuarto, al igual que el segundo, le faltó algo de cocción, pero tenía cierto color y fue destinado a Europa. El último de ellos quedó rosado, ya que dejó el horno muy fuerte por lo que decidió que viviría en Oceanía.
La pequeña niña le preguntaba a su mamá que ¿qué tipo de hombre era ella? y le respondía que ninguno de ellos, ya que ella era única en su especie.

6 comentarios:

  1. Qe bonito *--* cuidate SALUDOS =)

    ResponderEliminar
  2. Que bonito cuento. En realidad todos somos un poco únicos en nuestra especie.

    Me gusta tu blog, te sigo desde el mío.

    Un besito de ensueño =)

    ResponderEliminar
  3. Qué bonito el cuento :)
    Es realmente encantador ^^
    besitos

    ResponderEliminar
  4. Hermoso cuento =) Me gustó mucho tu blog :D
    Te sigo, besitos!

    ResponderEliminar
  5. Es verdad, el destino complica mucho las cosas & quizas en parte me entiendes cuanto duele. Dan ganas de hecharlo todo a donde nunca mas lo vuelvas a encontrar, pero como si fuese tan facil. He luchado tanto por eso & lo segire haciendo, el es mi vida, el es por quien me levanto, por quien sigo aqui & qien me da las fuerzas para hacerlo, no lo dejare ni porque se me venga el mundo completo ensima, pero eso no quita de que duela el no tenerlo a mi lado como anheno & como tanto, tanto quisiera. MUChas gracias =)*

    ResponderEliminar
  6. Oh, me ha matado.
    Es precioso.
    ¡Un besazo!

    ResponderEliminar