1 de julio de 2012

(263).

Julio es el mes en cual nadie quiere caer. Miles de recuerdos azotan mi mente y el tiempo es el gran deliberante de cómo enfrentarlos.
Tiempo, tiempo, tiempo... palabra que se repite. Es tan etéreo decir "hey, estás a tiempo" cuando realmente ya no queda que hacer. Aconsejar que es buen calmante de los dolores es la aberración más grande que he escuchado. Sólo se han dos cosas con este espacio: llorar y llorar. Porque cuanto más libre se está, la cabeza más llena de recuerdos se queda.
Es impresión o insensibilidad pero no quiero eso. Han ocurrido cosas de las que quiero olvidarme para poder avanzar, pero es inútil. Tampoco quiero botarlas ya que no es enfrentar.
Entonces ahí quedo, delante de una gran interrogante y sin saber qué hacer.

1 comentario:

  1. Si, Julio es un mes difícil.
    Aunque algo bueno tiene que haber, siempre el arcoíris después de la tormenta recuerdas?
    Solo hay que resistir.

    (ositos
    de goma)

    ResponderEliminar