31 de enero de 2011

(236).



Dejé el miedo atrás y me entregué a ti. Pero tan rápido empezó que sin darme cuenta ya había acabado. Todo fue una apuesta y yo el premio final. Jamás fueron ciertas las carisias ni los besos, mucho menos las alentadoras palabras. 
Cuando nos volvimos a ver tenías la típica sonrisa de triunfo en tus labios, estabas rodeado de tus amigos y lloré. Ya no me quedaba nada, te habías llevado lo más importante para mí: mi corazón.



8 comentarios:

  1. me encanta, es increible!
    este esta muy triste...
    :(
    pero es lindo <3
    te leo!
    P.D. tienes un premio en mi blog: http://mividaimpredecible.blogspot.com/2011/01/noticias-y-otras-cositas-o.html

    ResponderEliminar
  2. Los hombres son todos iguales, ¿o que?
    Saludos linda, seguramente no te merecia.

    ResponderEliminar
  3. Siento mucho eso. Espero no sea una experiencia personal.. saludos

    ResponderEliminar
  4. No todos somos iguales, pero por desgracia hay mucho cabron suelto... Pero tranquila se reformaran, yo antes era así.

    Un beso

    ResponderEliminar
  5. Todas hemos tenido ese capullo de ex novio que nos rompió el corazón en pedazos y nos dejó tirada por los suelos.Pero siempre hay algo bueno de esa experiencia,y no,todos no son iguales,o eso espero jaja
    Un besito

    ResponderEliminar
  6. PD: Gracias por tu comentario en mi blog ^^

    ResponderEliminar
  7. aaaag, qe lindo.. y triste a la vez..

    ResponderEliminar
  8. me gustó mucho la entrada ♥. Felicidades por el premio!!! me gusta mucho tu blogg :)

    ResponderEliminar