26 de abril de 2010

(182).

Viernes 23 de Abril. 
Día nublado y de mucho frío. Día de recuerdos y muchas ganas de llorar. Día de sorpresas y alegrías al final.

No podía cree que estuviera  apunto de llorar delante de 13 desconocidos. Esas preguntas habían dado en el clavo, en mi herida, en mis amarguras. No quise seguir, debí para, pero no por el hecho de no ser débil frente a otros, sino que no me hayaba en confianza, no encontraba mi sitio en ese lugar. Todo éso transcurrió antes de medio día y ya me preguntaba ¿qué pasaría después?
Almorcé con algunos compañeros y discutimos temas que son relevantes para nosotros, entre risas y burlas compartí un buen rato y logré olvidar el mal rato pasado. Aunque faltaron varios, creo que a veces entre menos es más. Y luego les dije adiós, compré el regalo para aquella persona que tanto amo, mi hermano y se lo envié por correo para que le llegara a tiempo. Como era el día del libro, di un paseo por la feria en la plaza de armas viendo si algo llamaba mi atención, pero nada encontré.
Me costó tomar locomoción al hogar, pero después de 45 minutos lo logré. Con mi libro en mano comencé a balancearme de un lado a otro mientras el microbus avanzaba. Traté de mantener el equilibrio lo más que pude y estirarme lo posible para alcanzar la baranda de seguridad, pero en un giro casi caígo al otro extremo de no ser por un señor que me dio su lugar. 
Mi viaje transcurrió más tranquilo desde ahí, ya con la novela abierta en la página que dejé esa mañana y escuchando a La Oreja de Van Gogh seguí mi viaje de una hora con más tranquilidad hasta que lo vi. Cansado y desgarbado aquel joven llamó mi atención. Venía mirando en mi dirección y cuando lo noté mirando, giró su cabeza y avanzo hasta la puerta. Seguí en mi lectura y de vez en cuando dirigía mi vista a él. Lo pillé jugando con un papel y mientras pasaba el tiempo y se hacía de noche al exterior, una figura de origami se formaba en sus manos.
Casi a mitad de viaje un asiento se desocupó y no dudé en acudir a él, ya que aún faltaba mucho apr allegar a mi destino y quería leer tranquila. No lo seguí observando, ya que me sentí descarada teniéndolo enfrente. De pronto una mano se cruzó en mi visión y cuando subí de vista era la de él, que antes de bajarse dejó una bella mariposa de origami en las páginas que mostraba mi novela. Sonreí, no creí posible que aquellas cosas que pasan en las películas me sucediera a mi. Traté de ver hacia donde se dirigía, ya que el microbus estaba parado.
Una bella sonrisa adornaba su rostro y una felicidad pocas veces vista emanaba su cuerpo. Sé que para él también fue especial aquella media hora y que después ya no nos veremos más, pero el recuerdo está ahí. No vi donde dobló a su hogar, pero si conservo aquel hermoso regalo que hizo mi día como un final de cuentos.


14 comentarios:

  1. ¿En serio? Chica,¿Cómo haces para vivir esos momentos tan de película? ¡Excelente relato!

    ResponderEliminar
  2. qué bonita historia! ya tienes mi voto :))

    ResponderEliminar
  3. Oh dios que historia tan bonita!!
    Que suerte tienes que te pasen esas cosas xDD
    Un saludo!

    ResponderEliminar
  4. Que historia más bonita, una suerte que te pasara.
    Un saludo!!

    ResponderEliminar
  5. jue q bonitoo... yo tambien quiero que dejen mariposas, miles de ellas...

    Muaks, muy bonito!

    Ojala vuelvas a ver a esa persona

    ResponderEliminar
  6. Aww :3!!! Que bellas cosas te pasan ♥_♥!
    Sería demasiado lindo y mágico si volvieras a ver a esa persona :3.

    Amé lo que escribiste :), simplemente hermoso, tienes razón un final de película y de cuentos de hadas ^-^.

    Ya he votado varias veces por tí, ya tienes mi voto asegurado ;).

    Podrías votar también por mí ^^? Yo también estoy concursando en los Rainbow Awards, pero en las categorías: Mejor Blog, Blog-Diario y Mejor Diseño del Blog :).

    Espero sigas el especial pronto! ;)

    Cuidate, saludiitos y besos! ^^

    ResponderEliminar
  7. Awww que suerteee *.*!
    Tal vez no se veran mas.. Pero tal vez se vuelvan a encontrar(espero que si ;D)
    Saludos!

    ResponderEliminar
  8. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  9. La verdad esas cosas se deberían repetir las veces que sean necesarias no? son realmente hermosas!
    Realmente hermoso lo que vivistes!

    Me encanto la entrada, y no importa que haya sido larga:)

    Un beso grande!

    ResponderEliminar
  10. Que hermoso!,lo la mejor parte es que...ES REAL.
    Que hay verdaderos romanticos que dajan una figura de origami sobre nuestros libros abiertos.
    Muy bello lo que te sucedio (:
    Un beso grande
    Suerte :)

    ResponderEliminar
  11. Hermoso lo que te sucedio, que suerte =)
    ojala me sucediera eso en estos días me alegraria inmensamente como a vos. con un simple detalle como todo puede cambiar no? tu día se convirtio en una escena de pelicula de esas que tanto soñamos vivir, tu lo haz vivido,fuiste la ganadora entre miles de soñadoras para que le den una caricia en el alma. felicitaciones =).
    beso grande!

    ResponderEliminar
  12. las cosas que solo le pasan a uno!
    muy bueno el texto, regresare por aqui a leerte.
    un saludo en la lejania.

    ResponderEliminar