1 de febrero de 2010

(134).

Años y aquella dulce y frágil princesita esperaba a su principe azul. Ya lo había intentado todo, había luchado por hacer volar sus alas y alcanzar el cielo con la punta de los dedos... pero le era imposible, o más bien, difícil cumplir sus sueños. Pero llegó él otra vez en su caballo blanco a salvarla. Vio en sus ojos el amor y la comprensión que tanto buscaba, se cobijó en esos fuerte brazos y dejo descanzar su cabeza junto a su corazón. Volvió a sonreírle al mundo, a disfrutar de su pasión y a ver el sol detrás de la tormenta. Sacudió sus alas, que se encontraban llenas de polvo y retomó su vuelo al cielo.


6 comentarios:

  1. ¿y voló muy muy lejos?

    ResponderEliminar
  2. No hay nada como te de devuelvan la ilusion, que te consigan hacer volar de nuevo.

    Un besito de ensueño =)

    ResponderEliminar
  3. Dios, qué bonito.
    Me alegro por esa princesita ^^
    ¡Un besazo!

    ResponderEliminar
  4. me emocione, muy linda la historia...q lindo ver como se cobijo en su principe y pudo desplegar nuevamente sus alas...

    ResponderEliminar